Primera imagen y logotipo de 'OSOS de Venezuela'
SEXUALMENTE, ¿COMO SON LOS OSOS?: Pues... como cualquier hombre que siente atracción hacia otros!. Muchas personas gays creen, de forma errada, que los Osos (quizás por su masculinidad y virilidad) tienden a no ser complacientes en el sexo, siendo esto una creencia errada, ya que generalmente los Osos son muchisimo mas melosos, cariñosos y hasta románticos que el resto de los gays, sin dejar de lado el apasionamiento y morbo que ocurre en un ser humano con pleno uso de sus capacidades, su "sex appeal" y sus hormonas. En lo que respecta a la generalidad del comportamiento; los Osos son alegres y entusiastas, sin dejar de ser serios en el actuar y pensar.
¿CAZADORES, OSOS?: Si tienes características como las que has leido que ejemplifican a un Oso... ¡Eres uno!, si por el contrario no eres oso, pero sientes atracción hacia ellos y hasta te identificas con su forma de ser y actuar, eres un Cazador o buscador de Osos (en inglés; "Bear chaser"). Las clasificaciones que se hacen de los Osos se basan en su aspecto físico, fundamentalmente. En otros paises se ha masificado una clasificación con números y con letras, pero no a todos se les hace fácil recordar tanta secuencia. Lo esencial es que cada cual haga su clasificación como mejor le parezca, tomando como aspectos imperantes tales como la presencia de vello corporal, la robustéz de la contextura y, en la mayoría de los casos, la presencia de vello facial (bigotes, barba), la edad y la actitud.
OSOS de Venezuela: Y claro, el movimiento de los osos llegó a Venezuela. Por supuesto los Osos no fueron traídos desde USA o EUROPA, desde siempre han habido aquí hombres peludos y/o grandes merodeando por el ambiente, pero con la sensación de que no tenían demasiado éxito, o sin referencia colectiva. El 'orgullo oso' ha empezado a cuajar poco a poco, muchos de los osos venezolanos que conocemos la "movida bear" ya nos  reconocernos con complicidad por la calle o en los bares, y al mismo tiempo comienzan los primeros intentos de organizarse. En los primeros meses de 1999 tuvimos la oportunidad de crear en Internet el primer espacio osuno virtual, al principio local (Osos Guaros, del Estado Lara), y desde junio de ese mismo 1999 con ámbito NACIONAL siendo ahora pionero en el pais, con información sobre el mundo ursino, grupo, red social, tienda para adultos, foro, y chat; entre otros recursos. Los osos venezolanos comenzamos a producir un efecto de subversión en dos ámbitos diferentes: Dentro del espacio gay; el movimiento oso esta llamado a cierta "estrategia" de resistencia contra la tendencia quizás cada vez menos dominante de valoración de un tipo de cuerpo/edad (adonis/joven), generando así nuevos ámbitos de relación y disfrute, y ha demostrado que existe una diversidad mucho mayor en las formas de relacionarse de los gays que la que se ofrece de forma habitual en los medios de comunicación (incluidos los medios gays). En el ámbito hetero, por ejemplo; la imagen de dos hombres barbudos y masculinos besándose resulta en verdad tremendamente inquietante, rompe el extremo molde tipico del "mariquita-loca-afeminado" que es tan útil para los heteros a la hora de distanciarse de los gays y de marcarles como una cosa rara, ajena a ellos. Esto es distinto, la estética de los osos es cercana para el mundo heterosexual, demasiado cercana: El carnicero semi-calvo y de barba que te vende las chuletas o el plomero de brazos peludos y bigotes que viene a repararte el lavamanos pueden ser gays ("¡quién lo iba a decir!").
Divulgamos: También hay gays asi, y estamos en el mundo. El armario de los osos ERA una cueva.
Ya era hora de salir de la oscuridad... Ya es hora de dejarnos ver... Y de hacernos sentir...
A finales de los '80 el barrio Castro, en San Francisco (Estados Unidos de América), era ya muy conocido como un espacio gay: Abundaban los locales de "ambiente" -dedicados a la comunidad gay- (librerías, cines, discos, restaurantes...), la mayor parte de los residentes en el área eran gays, y numerosas organizaciones tenían sus sedes en el barrio.

Hoy en dia sigue siendo punto obligado de referencia en el ambito gay estadounidense, al igual que la zona de South Beach en Miami.

Este Barrio Castro no era ajeno a la estética del dia: Por sus calles era frecuente ver gran cantidad de jovenes de porte atlético paseando, bien afeitados, jóvenes, elegantemente vestidos y a la moda, afanándose bastante en copiar el mito de "belleza" gay imperante.
Pero, en la misma acera; empezaban a estacionar sus motos unos tipos de aspecto muy distinto: Barbudos,con una barriga prominente y/o corpulentos, con las piernas enfundadas en viejos jeans y el vello del pecho asomando de la camisa de leñador entreabierta: Los Osos. Nadie sabe con cierta seguridad cuándo se empezó a generalizar el uso de esta denominación, pero todo apunta a dos referencias: El Bar "Lone Star" y la revista "Bear" (ambos aún en existencia). Estos quizás se fijaron en la similitud de imagen (contextura, vello facial y corporal, etc...) entre esta clase de hombres y el Oso americano, animal que incluso está en la bandera del Estado de California (EUA). Cuando por primera vez se edita la publicación "Bear Magazine", se produce un tremendo fenómeno social; sin precedentes conocidos.
La revista se agota en pocos días y comienzan a llegar a la redacción cientos de cartas y llamadas eufóricas en celebración del contenido de la misma: Por fin una revista con fotos de hombres peludos, gorditos, con barbas pobladas, y... sorpresa: ¡no superdotados! Pero, vayamos por parte. ¿Qué es eso de "por fin"?...
...La revista acababa asi de inaugurar la posibilidad de un reconocimiento muy distinto, un espacio de representación novedoso, pues había presentado una imagen de "cuerpo deseable" hasta entonces atípica, que sin embargo produjo la identificación de un enorme número de personas. Los lectores expresaban básicamente dos ideas: "a mí me gusta ese tipo de hombres, pero pensé que nadie compartía mi gusto", y también: "yo tengo ese aspecto, pero creía que yo no era deseable".

Los que editaban la revista eran conscientes de la diferencia que se quería marcar respecto a la imagen típica del cuerpo masculino. Igualmente, el modo de actuar y pensar de esta clase de hombre gay (notablemente mucho mas viril)...
Se posicionaron muy explícitamente, criticando el desgaste de ese cuerpo normalizado por la moda, excluyente de otras formas estéticas y formas de deseo. Esa reflexión política sobre el cuerpo tenía otra vertiente: Los hombres que aparecían en las fotos de la revista  tenían penes normales, no esos descomunales de las revistas o videos del mercado.

Ello favoreció aún más la posibilidad muy cierta de identificación de los lectores, logrando liberarles de los complejos de inferioridad que se suelen dar cuando algunos varones tiendes a compararse con semejantes "prodigios" de la naturaleza que explotaban entonces (y aun) los editores de material para adultos.
El fenómeno "bear" se difundió rápidamente en EEUU y Canadá, y poco más tarde por Europa, Australia y Japón... fueron asi  fundados numerosos clubes, se abrieron Bares de y para Osos, se crearon cientos de páginas en la Internet, y se comercializaron otras revistas (Husky Magazine, American Bear, Bulk Male, Big Ad, etc), así como videos y complementos ursinos (franelas, gorras, llaveros, chapas, etc...), mientras poco a poco las revistas, sitios de Internet y periódicos relacionados; se inundaban de fotos y cartas de osos de todo el mundo deseosos de conocer mas del mundo de los osos y de disfrutar de ese nuevo espacio. En 1997 aparece en Internet el primer ensayo sobre el mundo de los Osos gays, un estudio donde se analiza el origen del movimiento, características e implicaciones sociales que aún está teniendo... incluso se han hecho peliculas para el cine abordando la temática "bear" y cada vez mas se abarcan diversos espacios tanto culturales como en TV y otros medios de comunicación.
Click AQUI para enviarnos un email / Click for email
Unetenos en Facebook - Join us on Facebook
Unetenos en Yahoo - Join us on Yahoo
.
Ir al Contenido del sitio / Back to Content