MI TIO MIGUEL – 3

 

 

Como habia narrado ya en los dos primeros relatos, mi relacion con Miguel se habia convertido en una relacion muy profunda ya que compartiamos todas nuestras inquiertudes y eramos verdaderos amigos y excelentes amantes, muy a pesar de mi corta edad. Miguel era para mi mas que un amigo era mi profesor, mi confidente era mi hombre, mi todo, estaba seguro que si esta relacion se hubiera roto esto me hubiera transtornado por el resto de mi adolescencia, pero afortunadamente no fue asi, Miguel nunca me desepciono.

 

El asunto fue que Miguel y mi tia Blanca se mudaron a un apartamento bastante espacioso en San Antonio de los Altos, con tres habitaciones y dos baños y una hermosisima vista de la montaña, por demas esta decir que el clima fresco y natural invitaba a gozar de los placeres que la naturaleza nos ofrecia. Mi relacion con tia Blanca era excelente. Los fines de semana que me quedaba con ellos le colaboraba mucho en la limpieza de la casa ya que a ella su embarazo no le habia sentado del todo bien y se quejaba de continuas molestias lo que obligo a su medico a tomar medidas especiales como absoluto reposo, cosa que a pesar de que yo lamentaba por ella en el fondo me alegraba ya que Miguel y yo dejabamos rienda suelta a nuestras fantasias.  

 

Afortunadamente el apartamentito del este de Caracas, propiedad de Miguel, permanecia sin ser alquilado, cosa que lo fueran a necesitar al momento del parto si fuera necesario para mayor comodidad de mi tia.

 

Este hecho facilitaba que Miguel y yo tuvieramos ciertos encuentros furtivos, pero desafortunadamente estos no pasaban de una media hora, tiempo facilmente justificable para hacer "diligencias" pero que siempre nos dejaba con mas ganas de seguir y entregarnos a la pasion sin ningun tipo de limites, ni de tiempo ni de lujuria.

Estuvimos esperando tanto tiempo por un desahogo completo que cuando a mi tia teniendo 7 meses de embarazo le indicaron reposo estricto y unas medidas especiales para que no perdiera el bebe yo senti que era nuestra oportunidad de desbordar nuestras pasiones. Tal vez suene maquiavelico o egoista de mi parte el alegrarme de una situacion penosa pero si se pusieran en mi lugar sabrian que el reprimir por tanto tiempo los deseos me estaba volviendo loco.

 

Miguel le propuso a mis padres que como yo estaba ya de vacaciones en el colegio, que me '"mudara" durante esos dos meses para acompañar a mi tia y velar porque no le faltara nada, asi como enviar un S.O.S. en caso de que el momento del parto se adelantara. Yo estaba muy entusiasmado con la idea de hacer de enfermero y mis padres por su parte estaban felices de que yo estuviera sentando cabeza y tomara responsabilidades de esa magnitud a tan corta edad. Miguel acondiciono una habiatacion con dos camas para que yo durmiera en una y el (para no molestar a m i tia) dormiria en la otra. Mi tia acepto gustosa ya que una de sus quejas era que los fuertes ronquidos de Miguel (que en estos meses habia aumentado mucho de peso y parecia un verdadero oso) eran una de las principales causas de que ella no pudiera descansar, aprate de que a Miguel le gustaba ver television hasta tarde y eso le impedia descansar como era debido.  La cosa parecia como obra del propio demonio y en menos de tres dias estaba yo durmiendo en casa de mis tios y ansioso de empezar todas mis nuevas faenas.

 

Como me mude un sabado y Miguel estaba libre nos pusimos a limpiar el apartamento de cabo a rabo. Miguel se puso aquellos boxers de Mickey Mouse que tantos recuerdos me traian a la mente y estuvo todo el dia tomando cervezas mientras oiamos musica de salsa y nos entregabamos a la faena de la limpieza, la cual terminamos a eso de las 5 de la tarde. Pero aun faltaba hacer el mercado y acompañe a Miguel al automercado que quedaba en la planta baja del edificio.

 

Estando en el Supermercado me senti como una “ama de casa”, jajaja, ya que Miguel discutia conmigo sobre si escoger ciertos productos o no, y yo iba chequeando precios y verificando ingredientes apropiados, naturales sin aditivos quimicos, etc, etc,

 

Realmente estaba aprendiendo muchas cosas y a pesar de que estaba exhausto sabia dentro de mi que ya pornto me vendria la recompensa. Regresamos a las 7 de la noche y le llevamos a tia Blanca una pizza que nos habia pedido para cenar. Tia Blanca comio la pizza pero esta al parecer no le cayo muy bien porque fue al baño a vomitarla y nos pidio que le prepararamos un te relajante porque se disponia a dormir bien temprano y que no se nos ocurriera apareciernos por el cuarto de ella a buscar nada, cosa que cumplimos al pie de la letra.Cerramos su puerta y dejamos que descansara profundamente como ella lo deseaba.

 

Miguel y yo nos vimos la cara y note una leve sorrisa picara, entonces le dije "te bañas tu primero o yo?" y el me dijo con un descaro que me dejo frio, "por que ponerse a escoger, yo estoy exhausto necesito que alguien me de una buena enjabonada, a lo que yo dije que la enjabonada tenia que ser reciproca porque yo tambien estaba exhausto.

 

Nos metimos en la ducha del baño de servicio, bastante alejado del dormitorio de la tia Blanca y empezamos a sentir aquella agua tibia caer sobre nuestros cuerpos desnudos. yo tome el jabon y empece a enjabonarlo por su espalda peluda y recorria igualmente sus pectorales de atras hacia adelante haciendo de aquel cuerpo peludo una gran burbuja jabonosa y jugando con la espuma tape sus partes intimas y luego lo abrace para sentir que todo su ser se deslizaba por el mio, Miguel me coloco en la ducha y empezo a enjabonarme empezando por sus puntos preferidos como lo era sin lugar a dudas mi culito redondo y carnoso. Se enfoco tanto en ese lugar que por un momento pense que se estaba masturbando con la otra mano voltee y le pregunte porque me embajonaba tanto alli, metiendome y sacandome su dedo indice como tratando de dejar ese orifio tan limpio que se pudiera comer en el. Miguel me pidio que no hablara solo que sintiera y en ese momento me percate que no era solo su dedo indice que estaba dentro de mi sino tamien el dedo medio y el anular, por su parte el dedo pulgar tocaba mis testiculos y me hacia sentir una sensacion extraña entre conato de dolor y una extraordinaria sensacion de placer indescriptible con palabras.

 

Con su segunda mano Miguel me empezo a enjabonar mis testiculos y mi pene , pero en un movimiento brusco, tal vez sin querer el jabon cayo al piso y Miguel se agacho a recogerlo, no sin antes tomarme por las cadera y empujarme sutilmente hacia la regadera, yo observaba su cara de lujuria mientra el jabon iba cayendo en su rostros y el me veia mi pene y mis testiculos desde una posicion de abajo hacia arriba.. Esto me excito muchisimo y me hizo lograr una tremenda ereccion a lo que Miguel no desaprovecho la oportunidad de empezar a chupar mis testiculos aun con restos de jabon y continuar hacia mi barra hirviente que ni el agua de la ducha podia enfriar. Se arrodillo por completo frente a mi empezo a pasar su lengua alrededor de mi glande, replegando y cerrando mi prepucio y tratando de introducir su lengua por el orificio del pene, cosa que me volvia loco, volvio a bajar a los testiculos y me indico que abriera un poco mas las piernas, siguio lamiendo y chupando mis testiculos y acercandose cada vez mas a mi orificio anal.

 

Cuando por fin llego alli me hizo abrir aun mas mis piernas y tomandome ambas nalgas con sus manos las abrio de tal manera que pense que me iba a volver a desgarrar el esfinter.

 

Empezo con moviemientos circulares alrededor del  orificio y eso me hizo gemir de placer y comence a mover instintivamente mis nalgas en movimientos circulares sobre su rostro, Yo tocaba con mis manos mi pene pero no me atrevia a masturbarme porque queria alargar esa angustiosa agonia de placer lo mas que pudiera, trataba de apretar mi pene para evitar una eyaculacion prematura pero cuando senti que su lengua entraba completamente dentro de mi ano y el la mivia saboreando las paredes del mismo, la excitacion me vencio y me deje llevar por el placer tan grande que sentia y solte mi verga la cual empezo a derramar a borbotenes chorros de leche caliente que fue a parar a la pared de ceramica de la ducha para luego irse deslizando hacia abajo hasta confundirse con el resto del agua jabonosa. Era la primera vez que lograba un orgasmo sin la intervencion directa de mi pene, solo a travez de caricias anales, con lo cual supe que entre Miguel y yo se abria una vez mas una gama de futuras experiencias gratificantes y extraordinariamente fascinantes.

 

Miguel saco su lengua de mi ano el cual se encontraba tan dilado y humedo que Miguel no dudo ni un segundo en colocarme en posicion de cuatro patasy abriendo lo mas que pude mis nalgas empece a sentir aquella barra ardiente la cual entro por pirmera vez sin ninguna dificultad y la cual pudieron mis musculos anales manejar a su antojo hasta hacer que Miguel lograra una eyaculacion tan fuerte que por pirmera vez senti su leche caliente rozar las paredes de mis entrañas, lo cual me parecio exquisitamente excitante.

 

Nos aseamos y nos fuimos a "nuestra habitación" donde con sumo cuidado logramos juntar las camas y nos dispusimos a ver un poco de television. Miguel me pidio que buscara algo de miel y unas fresas que estaban en la nevera y se las llevara a la habitacion. A todas estas yo solamente tenia una bata de baño y Miguel una toalla terciada a su cintura peluda como siempre solia hacer.

 

Cuando regrese a la habitacion me extraño que las luces estuvieran apagadas e intente subir el suitche para poder ver algo. Miguel me detuvo y me dijo en susurro , "mira hacia el televisor". Para mi sorpresa Miguel habia colocado una pelicula pornografica donde un jovencito (como yo) llevaba en sus manos una taza con miel y una pequeña cesta con fresas. Sonrei pero no entendia que estaba pasando. Entonces Miguel me dijo que queria que hicieramos todo lo que estaba pasando en la pelicula. Esto me parecio un tanto infantil, pero a la vez me pico la cuiriosidad por ver hasta donde llegaria el joven de la porno.

 

Miguel estaba totamente echadote en medio de las dos camas con su pene semi erecto.

 

A pesar de la poca luz, con la claridad del televisor podia obsevar clarmente el cuerpo voluminoso y peludo de Miguel que con los brazos y piernas bien abiertos me invitaba a saborear todas y cada una de sus partes. Voltee a la pelicula y note que el joven colocaba miel en el pene y bolas del gordo peludote. Yo hice lo mismo y empece a lamer aquella miel de abajo hacia arriba haciendo bastante presion a los testiculos como peinandolos. A continuacion me introduje el pene totalmente hasta mi garganta y empece a moverme de arriba abajo moviendo mi lengua en circulos alrededor de su glande.

 

Mi excitacion era tan grande que por momentos me olvidaba del la porno y solo pensaba en satisfacer ese deseo inmenso de saborear aquel gran pene y bolas, pero Miguel me volvia la cabeza hacia el filme y me hacia seguir los pasos. A continuacion el jovencito coloco fresas cubiertas con miel en los pezones dle gordo y empezo a comerlas lentamente con pequeños mosdiscos que finalmente terminaban con mordisqueos a los propios pezones del peludote. Yo hice lo mismo y note como Miguel se tensaba la columna tratando de ahogar los gemidos, su pene palpitaba y note que una gota transparente broto de su glande, quise mamarla pero me lo impidio y me indico que siguiera viendo la pelicula.

 

En este momento el joven se coloco una fresa cubierta de miel en la entrada de su orificio anal y el gordo entonces empezaba a comersela lentamente. Me arrodille sobre una de las camas y puse mi culo hacia arriba bien abierto y coloque alli la fresa dejando las hojitas hacia afuera. Miguel entonces empezo a juguetear con la fresa introduciendola ligeramente dentro de mi ano y frotandola en sus paredes. Me sentia morir pero de pasion y empece a rogrle que me me tiera una vez mas su verga que por favor calmara ese ardor que solo podia quitarse con el impulso de su pene dentro de mi culo.

 

Se nego y haciendome voltear hacia la pelicula me percate de que el gordo estaba boca arriba mientras el joven posaba su culo en la cara de este y a la vez le empezaba a chupetear el pene al gordo. Yo estaba a punto de reventar pero quise seguirle el juego a Miguel y me coloque en posicion de 69 con la salvedad que el me estaba mamando el culo y yo a el su inmensa vergota. Yo estaba que ya me venia pero queria ansiosamente sentir la verga de Miguel que seguia infantilmente la rutina de la pelicula. Ya me habia resignado a eyacular en el pecho de Miguel cuando senti que este, estiraba su brazo y abria una de las mesitas de noche. Al momento no entendi y trate de voltear a ver que pasaba pero la mano de Miguel me lo impidio. me exigia que siguiera mamado y succionando aquel glande rojo e hinchado.

 

Miguel me abrio un poco mas las piernas y me subio el culo y comenzo a chupetear mi bolas, poco a poco se fue colocando de tal manera que pudo introducirse todo mi pene en su garganta y comenzo un movimeinto ritimico que sin dudas me llevaria a eyacular en su boca, cosa que nunca antes me habia permitido. Seguiamos muy concentrados en nuestro 69 cuando de pronto yo escuche un zumbido extraño parecido al de una afeiradora electrica.

 

Yo estaba tan excitado y tan a punto de acabar que no me importo aquello pero cuando empece a sentir el dedo de Miguel introducirse en mi culo seintia que ya no iba a aguantar mas, pero Miguel retiro inmediatamente su dedo y me quede sin entender pero bastaron pocos segundos para que lo entendiera cuando empece a sentir algo humedo y supercaliente que empezaba a entrar en forma vibrante como un gran taladro abriendose paso entre las paredes de mi culo.

 

Me senti desvirgado por segunda vez, el vibrador que Miguel estaba usando era realmente uno de los mas gruesos y largos que jamas hubiera visto o sentido pero la excitacion de estarle mamando el pene al hombre que siempre habia amado y que este estuviera atragantado con mi miembro era mas que suficiente para dejarme hacer lo que fuera porque saabia que tendria un final feliz. El vibrador de unos 25 centimetros de largo y unos 6 centimetros de grosor fue entrando poco a poco en mis cavidades hasta sentir que las bolas del vibrador chocaban con mis nalgas asi como los dedos de Miguel. En ese momento senti que ya no aguantaria mas y le hice una señal a Migue para que acelerara su ritmo para que acabaramos al unisono cosa que no sucedio porque uno de los expertos movimientos de Miguel con el vibrador hizo que toda mi vesicula seminal no aguantara una embestida mas y ahogando mis ganas de gritar con el el pene de mi macho, le inunde la garganta de mi leche caliente la cual el tragaba sin reparos y ya casi en mi ultimo espasmo siento brotar de su pene una inmensa cantidad de semen espeso y caliente que no se justificaba despues de la tremenda acabada que habia teneido en el baño. Trague toda aquella leche sin miramientos al igual que Miguel lo hizo y quedamos exhaustos echados cada uno encima del pene del otro oliendo nuestros sudores y fluidos.

 

Al amanecer note que cada cama estaba en su lugar y que Miguel dormia placidamente como un niño con sus boxers de Mickey y sus piernas y pecho descubiertos. Lo mire con ternura y pense que ese hombre seria mi compañero de toda la vida. No sucedio asi pero Miguel me enseño a ser un hombre en toda la extension de la palabra, pero claro con la salvedad de que tengo mis propias preferiencias que en privado disfruto a plenitud.

 

Pase con Miguel y tia Blanca el resto de su embarazo hasta que tuvo a su hermoso bebe a finales de septiembre, al cual nombro Pedro Miguel en homenaje a su esposo y a su sobrino querido que la habia sabido cuidar a ella por dos meses y le habia hecho la vida mas llevadera a su esposo que a pesar de que ella no le podia dar sexo, mi compañia hizo que su mente no se dirigiira a buscar aventuras y esperara pacientemente la recuperacion de su esposa, por lo cual ella estaba muy agradecida..

 

Yo empece las clases en octubre pero iba a visitar a mis tios y a mi primo Pedro Miguel, para gusto mio Miguel seguio ocupando la habitacion de huespedes por un mes mas y por supuesto que no falto la ocasion para hacer de las nuestras.

 

Pedro R.